Comida y sexo, ¿qué mejor?, ¿acaso es pecado echarse a cuesta dos o más placeres a la vez?

¿A quién no le gusta salir a comer? A lo largo y ancho del planeta, se despliega un amplio y exótico abanico de restaurantes con diferentes temáticas, donde las de tipo erótico-festiva, permiten disfrutar de la buena mesa junto a sensuales espectáculos y estrafalarios fetichismos.

The Bunyadi, Londres

El último grito en restaurantes exóticos, es desnudarse para cenar. La decoración del restaurant está ambientada con velas y biombos de bambú como si fuera un edén. El local está estratégicamente dividido en dos zonas: en una de ellas los comensales están desnudos y en la otra, se pueden usar una bata que se entrega en el momento de llegada.

The-Bunyadi-1280x720

El último grito en restaurantes exóticos, es desnudarse para cenar

The-Bunyadi-1280x720

“Las reglas son pocas pero su cumplimiento es obligatorio: no tomar nada con la mano porque para algo están los palitos y no esperar conversación por parte de las señoritas que hacen de plato.”

Geisha House Streak & Sushi, Las Vegas

En este restaurante de Las Vegas la comida no se sirve en platos, sino que sobre el cuerpo de mujeres desnudas. Esta experiencia culinaria – cuya práctica se remonta a una tradición japonesa llamada nyotaimori – cuesta unos 40 dólares.

Las reglas son pocas pero su cumplimiento es obligatorio: no tomar nada con la mano porque para algo están los palitos y no esperar conversación por parte de las señoritas que hacen de plato.

The Amrita, Tokio

La apertura del primer local nudista de Japón tampoco se libró de polémicas. Amrita, que en sánscrito significa inmortalidad, no duda en aplicar un derecho de admisión discriminatorio ya que la entrada queda vetada a cuerpos con tatuajes, personas que no estén entre los 18 y los 60 años y cualquiera que pese 15 kilos más que el peso medio. A los comensales, se les entrega “ropa interior de papel” para cubrirse las vergüenzas y se les está terminantemente prohibido tocar a otros clientes durante la cena. Según dice el sitio web del restaurant, los clientes son atendidos por camareros en tanga “con los cuerpos más bellos del mundo”.

S&M, Pekín

En este paraíso de los entusiastas del BDSM, sexo y gastronomía se fusionan en un mismo plato en el que todo expele olor a fetiche. Los camareros trabajan con esposas y se pueden ver ilustraciones en las paredes de mujeres amordazadas.