Combinar el buen comer, el descanso y el buen sexo; eso es la gastrosiexta. Parece el sueño del pibe, ¿o no?.

Aprovechando la circunstancia de crisis en la que estamos y que todos permanencen en sus casas trabajando remoto, es el mejor momento para practicar este lifestyle que no está lejos de ser un sueño hecho realidad.

La vida adulta trae consigo una serie de responsabilidades que nos sumergen (sin quererlo) en una rutina tediosa de la que es muy difícil salir: el trabajo, el cansancio, las tareas del hogar, los compromisos y demás “obligaciones” hacen que, a medida pasen los años, vayamos dejando de lado o en un segundo plano placeres como leer un buen libro, dar un largo paseo, ver una película, las largas comidas con sobremesa, las eternas siestas de verano y cómo no, las largas maratones de sexo que tanto nos divertían al principio y que ahora, ni siquiera tenemos tiempo para dedicarle el tiempo que se merece.

Tener preconcebido que el sexo solo se ha de practicar por la noche es una “norma” que debemos eliminar de nuestra mente cuanto antes. Esto, nos limita y hace que sea difícil contemplar otras posibilidades de encuentro a lo largo del día. Además, por la noche es cuando las personas más cansadas estamos por lo que tampoco es el momento ideal para dedicarle tiempo al sexo. La clave está en dejarse llevar, buscar motivaciones y salir de lo común. ¿Por qué no poner el despertador media hora antes para dedicarle aunque sea un ratito?.

Beneficios de la gastrosiexta:

1. Combatir y liberar estrés.
2. Reducir enfermedades cardiovasculares.
3. Estimular y trabajar los cinco sentidos.
4. Mejorar las funciones cognitivas.
5. Liberar de endorfinas.
6. Buen humor y percepción positiva del entorno.
7. Descansar no solo el cuerpo, sino también la mente.
8. Aumentar la autoestima.

¿Qué esperas para comer, dormir y amar?