El spanking o azoting es todo un arte, y forma parte del sado light que tan presente está en nuestras vidas desde que Christian Grey y la señorita Anastasia Steele lo hicieran en la habitación roja de la película Cincuenta Sombras de Grey.

Aunque no lo crean, el spanking es una práctica mucho más profunda de lo que parece a primera vista. Implica un juego de roles de dominación / sumisión y supone a la vez una fantasía sexual para muchos. Antes de continuar, quisiera dejar claro que estamos hablando de azotes consentidos dentro del terreno sexual entre dos personas adultas, en donde la sumisión y la dominación son perfectamente válidas y consentidas entre el spanker (azotador) y el spankee (azotado). Obviamente fuera de la cama y de estos términos, ni medio azote vale.

¿Consejos para dar un buen spanking?, por acá van:

Un azote bien dado

Los azotes han de darse secos, con contundencia y sin titubear. Así es como se dan los azotes. Para que sea un buen cachete también ha de ser sonoro, que se oiga bien el zas, plas o la onomatopeya de turno. Mano dura nomás.

76517006

El Sr. Christian Gray, todo un conocedor del spanking con su cuarto rojo

76517006

“El spanking tiene una fuertísima carga erótica y sexual: significa acariciar y violentar a la vez”

En cuanto al ritmo, conviene comenzar suavecito

Azotar no es pegar y las nalgas no son tambores. El spanking tiene una fuertísima carga erótica y sexual: significa acariciar y violentar a la vez. Recuerda que no estás dando una paliza brutal, sino un regalo en forma de placer para que el otro lo disfrute. Que nadie termine llorando por favor.

Zonas a azotar

El 70-80% del spanking debería realizarse en la zona de la nalga propiamente tal.

El 20-30% de azotes extra, en ese pliegue que existe entre las nalgas y las piernas.

El 10-20% con suavidad en la parte superior trasera del muslo. ¡OJO! Nunca golpear a la altura de los riñones (Hay que cuidarse, ¿no?) y por su puesto – aunque no está de más decirlo – no golpear los genitales, la idea es que esto funcione, no que todo se frustre.