Aunque puedes hacerlo de diferentes formas, aquí te dejamos el paso a paso de esta técnica que puede dar lugar a un gran orgasmo.

El beso de Singapur, también llamado pompoir, es una antiquísima técnica sexual, basada en que la mujer estimula el pene con la vagina una vez que este está dentro, realizando movimientos similares al de una succión. De hecho, pompoir se traduce del francés como “chupadora” y el efecto que se produce sobre el pene es similar al del sexo oral.

¿Cómo se realiza el beso de Singapur o pompoir?

Aunque puedes hacerlo de diferentes formas, aquí te dejamos el paso a paso de esta técnica que puede dar lugar a un gran orgasmo.

1. Él acostado boca arriba y ella sentada sobre él para controlar el ritmo. Él debe ser totalmente pasivo durante el sexo, dejando que ella sea protagonista de la acción.

2. Las caderas deben permanecer quietas, para que entre en acción el músculo pubocoxígeo, cuyas contracciones son las que propiciarán el orgasmo. Las contracciones deben ser continuadas e intensas.

Para que te hagas una idea de lo que se puede conseguir, el nombre de “beso de Singapur” proviene de la leyenda de una prostituta capaz de introducir y sacar el pene de sus amantes con un solo movimiento de vagina!!

Lo más importante: Entrenar el músculo pubocoxígeo

Para practicar el beso de Singapur es necesario ejercitar este músculo, ¿pero cuál es?, te contamos que es mejor conocido como “músculo del suelo pélvico”. Hay mujeres que lo tienen entrenado de forma natural, pero en muchos otros casos requiere práctica.