La sinestesia podría parecer un cruce de cables en los sentidos. ¿Cómo puede ser posible que alguien huela los colores o que vea la música?

Esto es posible solo gracias a la sinestesia, condición en la que los sentidos verdaderamente se entrelazan, mezclan y confunden. Si bien es cierto que aún se desconoce el porqué de esto, se sabe que quienes la tienen (2% de la población) sienten que le ha dado un plus a sus vidas.

Los orgasmos suelen ser más intensos

Quienes tienen sinestesia durante el orgasmo, ven en él una explosión de colores, figuras, formas y brillo. Claramente, ver fuegos artificiales – y sentirlos – es mucho más potente que un orgasmo común y silvestre, ¿o me equivoco?.

Aunque en la literatura científica sobre el estudio de la sexualidad hay muchos casos que suenan parecido a la sinestesia, hasta ahora la psicología no había investigado la posibilidad de que para algunas personas, las experiencias sexuales pudieran ser el detonante de sensaciones sinestésicas.

Así, para ciertas personas el inicio del deseo tiene matices anaranjados – y para otras – a medida que aumenta la excitación los colores van adquiriendo tonos más intensos. La fase del acto o de meseta, recibió una descripción aún más extraña: “niebla que se transforma en una pared y que, finalmente, estalla formando círculos”. Esa explosión marca el inicio del orgasmo, un clímax al que se le atribuyeron colores como el azul/violeta, el rosado o el amarillo.

Por otro lado, se ha llegado a la conclusión de que quienes experimentan la sinestesia orgasmo/color, suelen poseer también otras habilidades sensoriales más comunes, como es el caso de la capacidad color/grafema (letras).

v2osk-In4XVKhYaiI-unsplash

Quienes tienen sinestesia durante el orgasmo, ven en él una explosión de colores, figuras y brillos

v2osk-In4XVKhYaiI-unsplash

“Si bien es cierto que aún se desconoce el porqué de esto, se sabe que quienes la tienen (2% de la población) sienten que le ha dado un plus a sus vidas”

¿Es acaso una enfermedad?

La respuesta es no: La sinestesia, es una variación no patológica de la percepción humana que se define biológicamente como una sensación asociada que se produce en el cuerpo, como consecuencia de un estímulo aplicado en otra parte del organismo. Desde la parte psicológica, se puede decir que es la imagen o sensación subjetiva determinada por otra sensación proveniente de un sentido distinto. De cualquier manera, se necesita de una sensibilidad específica para tener una visión mental para todo lo que implica tocar, acariciar y llegar al clímax en dos millones de colores y formas.