En tiempos antiguos, condenaron a la masturbación y desarrollaron innumerables mitos en torno a ella. Hoy, te contamos parte de sus múltiples beneficios.

Fortalece el sistema inmune, evita infecciones

Según un artículo publicado en la revista Sexual and Relationship Therapy, los hombres que se masturban tienen un mejor funcionamiento del sistema inmune y un menor riesgo de sufrir infecciones. Diversos estudios han mostrado que los individuos que experimentan un mayor número de orgasmos presentan mayores niveles de inmunoglobina, que es la primera línea de defensa contra los resfriados y la gripe.

Una investigación de 2004 liderada por Philip Haake, de la Universidad de Essen (Alemania) mostró que la excitación y el orgasmo tras la masturbación activan diversos componentes del sistema inmunitario innato. Otra investigación del Cancer Epidemiology Centre de Melbourne (Australia) indicó que cuanto más frecuentemente eyaculen los hombres de entre 20 y 50 años, menos posibilidades tienen de desarrollar cáncer de próstata.

La investigación, publicada en 2004, mostró que el efecto protector de la eyaculación es mayor entre los hombres en la década de los 20 que eyacularon de media siete veces o más a la semana. Este grupo mostró un tercio menos de posibilidades de desarrollar un cáncer de próstata agresivo en comparación con otros hombres de la misma edad que eyaculaban menos de tres veces a la semana.

En el caso de las mujeres, la masturbación puede reducir el riesgo de sufrir infecciones del tracto urinario, aseguraron los investigadores de la Universidad de Sydney, Spring Cooper y Anthony Santella.

Mejora el sueño

Hay muchas vías para darle solución al insomnio, pero la más agradable, segura y natural es la de masturbarse, particularmente para los hombres. Una investigación del Instituto Francés de Salud e Investigación Médica concluyó, de hecho, que el cerebro de los hombres desactiva la sensación de deseo sexual tras el orgasmo.

En el estudio, liderado por Serge Stolerú, los investigadores escanearon los cerebros de los hombres durante el orgasmo. Y vieron que el córtex cerebral, responsable del pensamiento consciente, entra en reposo al llegar al orgasmo. Luego dos zonas del cerebro, el córtex cingulado y la amígdala cerebral, liberan serotonina y opioides al resto del cerebro.

Esto además de eliminar el deseo sexual, facilita el sueño. La oxitocina y la vasopresiona, dos componentes químicos liberados durante el orgasmo, también están asociados con el sueño. Su liberación suele ir acompañada con la de melatonina, la hormona principal que regula el reloj corporal.

scott-sanker-sJAI70yXlRQ-unsplash

Hay muchas vías para darle solución al insomnio, pero la más agradable, segura y natural es la de masturbarse

scott-sanker-sJAI70yXlRQ-unsplash

“La masturbación también puede ayudar a las mujeres que no son capaces de tener orgasmos”

Genera sensación de bienestar

Masturbarse es bueno para tener buena salud a niveles biológicos como psicológicos. La masturbación, produce la liberación de sustancias químicas complejas, entre las cuales, la más importante es la dopamina. La dopamina está asociada con un fuerte sentimiento de bienestar: Por eso es que hay personas que se hacen adictas a la masturbación

También, se ha reportado la asociación entre la masturbación y menores niveles de estrés. La masturbación produce un sentimiento “de calma y de alivio”, entre otras razones porque cuando se practica hay que dejar de lado cualquier preocupación.

Mejora las relaciones de la pareja

Un mito muy extendido plantea que la masturbación arruina la relación sexual con la pareja. Según expertos, esto es absolutamente falso. De hecho, es lo contrario: Masturbarse favorece el buen sexo ya que al hacerlo, la persona aprende mucho sobre su cuerpo, sus reacciones, sus estímulos sexuales, haciendo que el orgasmo sea mucho más placentero.

*Pero no sólo eso: La masturbación también puede ayudar a las mujeres que no son capaces de tener orgasmos; a través de un mayor conocimiento de su anatomía, está probado que la autoestimulación ayuda a las mujeres que nunca han tenido un orgasmo a empezar a poder experimentarlos.