La sensualidad, es una cualidad natural que permite estimular la atracción o reacción de un tercero por deseo sexual, excitación o relajación. Entonces, ¿cómo podrían ser sensuales tus fotos si no te muestras natural?.

“Una imagen vale más que mil palabras” dicen por ahí.

Hace un tiempo, la imagen Boudoir (tocador, en francés) comenzó a tomar fuerza en Europa ya que apunta a retratos de mujeres en espacios íntimos – como dormitorios con poca iluminación y lencería sexy – donde la sensualidad y belleza son protagonistas principales.

Si quieres comenzar a realizar tus fotografías enfocadas en esta tendencia, te entregamos una serie de tips que te ayudarán a obtener los mejores resultados.

alexander-krivitskiy-796258-unsplash

La sensualidad y belleza son protagonistas principales

pawel-szvmanski-1387557-unsplash

Genera un ambiente íntimo y cercano

alexander-krivitskiy-796258-unsplash
pawel-szvmanski-1387557-unsplash

“Con una fotografía, podemos decirlo todo en un segundo”

La naturalidad es el factor principal

La sensualidad, es una cualidad natural que permite estimular la atracción o reacción de un tercero por deseo sexual, excitación o relajación. Entonces, ¿cómo podrían ser sensuales tus fotos si no te muestras natural?. Estar en un lugar cómodo o con un fotógrafo con el que hayas entablado una conversación agradable y cercana, es fundamental para que te sientas tranquila y todo fluya como quieres.

El lugar donde realices la sesión, debe ser íntimo

Puede ser en tu dormitorio o en la habitación de hotel de tu predilección. La idea es que puedas desenvolverte sin estar preocupada por factores externos que alteren la espontaneidad de la fotografía. Elige música adecuada que evoque tu sensualidad y practica tus mejores poses.

La iluminación: menos es más

Y es que no sacas nada de estar en una maravillosa habitación de hotel, con lencería fina y gran actitud si un enorme flash le dispara al momento. Todo tiene que ser a media luz y en tonos cálidos. Esto, porque ambos factores generan un ambiente íntimo y cercano.

La lencería es tu segunda piel

Por lo tanto, no puedes usar cualquier cosa. La idea es que te sientas a gusto en vez de disfrazada: No todas las mujeres se sienten a gusto con la misma ropa o con el mismo perfume. Parece un poco obvio, pero no lo es.

Ahora que ya lo sabes, busca inspiración, cuida los detalles y conviértete en una experta en Boudoir.