¿Cómo alguien puede tenerle miedo a una posición sexual?, ¿qué hay en ella que la hace impresentable de proponer e incluso de pensar?.

Cuando quieres experimentar nuevas posiciones sexuales, siempre se te pueden venir mil ideas a la cabeza, menos una.

Gracias a una encuesta realizada en países de Europa y Estados Unidos a más de 3.000 personas activas sexualmente, se descubrió que existían diferentes posiciones que ponía con los nervios de punta a muchas personas.

¿Cuál consideraron más temible?

“69 de pie”

El 57% de las mujeres y el 43% de los hombres encuestados, calificaron esta posición como la menos cómoda. ¿Comprensible por la logística no? equilibrio, fuerza, elongación, ritmo, etc. No todos tenemos todas esas virtudes y probablemente el miedo de hacer el ridículo, matar las pasiones (cosa poca), o que se te quiebre el cuello (cosa mucha) hace que la mayoría evite realizar esta proeza.

La segunda posición más temible de realizar fue el sexo anal

¿Por qué?

Principalmente las mujeres (55%) no se sintieron cómodas, y en lo que respecta a los hombres, un 30% manifestó incomodidad.

Dejando de lado las ansiedades, el 88% de los hombres calificó el anal como su posición sexual preferida, convirtiéndose en la más popular en general (mientras que solo el 12% de las mujeres estuvo de acuerdo). Los hombres del estudio, también fueron parciales en sus preferencias al sexo oral y a hacerlo de pie.

Por otro lado, las mujeres clasificaron al “misionero” como su posición favorita, seguido por “la vaquera” y “la cucharita”.

Si quieres apostar por cartas seguras sin que tu integridad física corra riesgos, posiciones como el “misionero inverso”, la “vaquera inversa” y el “perrito de una sola pierna”  son ideales para una gran final.