El pegging consiste en estimular la próstata masculina a través de un juguete sexual que la mujer fija a su cuerpo con ayuda de un arnés diseñado para ello, conocido como “strap”.

De esta manera, el hombre es penetrado por la mujer que a su vez, experimenta la excitación de tener el control de una manera distinta a cuando ella es penetrada.

Aunque muchos hombres heterosexuales se resisten a la estimulación de la próstata bajo la falsa creencia de que esta práctica es “sólo para gays”, les contamos que estimular la próstata puede ayudar a prolongar las erecciones, aumentar la intensidad y ofrecerte el mejor orgasmo de la vida.

Si estás interesado en practicar el pegging, hay varias cosas que debes tener en cuenta:

  • Encuentra el arnés y juguete sexual adecuado.
  • El arnés debe estar bien puesto sin moverse demasiado y el consolador debe ser de tamaño pequeño, delgado y con diseño curvo para alcanzar la próstata.
  • No olvides lubricar el área: aplica siempre mucho lubricante y repite las veces que sea necesario.
  • No empieces de forma brusca sino que todo tiene que ser lento, sobre todo si es la primera vez.
  • Relájate y disfruta de esta experiencia nueva.

Es fuera de lo común que los roles se intercambien y que quien penetre sea la mujer, pero como en todo orden de cosas, es cuestión de abrir la mente. Cada vez son más las parejas heterosexuales que practican esta forma de sexo anal, ¿te animarías a intentarlo?